En la entrada a la madurez, es habitual escuchar a mujeres quejarse: “Ay, me duele todo”, son las 4 de la tarde y estoy ya cansadísima, qué dolor de brazos y piernas… Pero, ¿esto es debido a la menopausia, o es solo por el paso de los años?

Al entrar en esta etapa, tenemos más probabilidades de contraer ciertas enfermedades como la osteoporosis o dolores articulares, y eso es debido al descanso de los estrógenos, que se encargan de proteger huesos y articulaciones. 

La artrosis 

La mayoría de mujeres que pasan por la menopausia sufren de dolores articulares. El descenso de las hormonas es una de las causas principales de la aparición de la artrosis, es decir, el desgaste de los cartílagos articulares. Donde más sufren las mujeres estos dolores es en la zona de las caderas, la espalda, rodillas y manos. Además de estos cambios hormonales, el déficit de algunas sustancias como la vitamina D y el calcio también puede agravar esta situación. 

Te aconsejamos:

  1. Haz estiramientos diarios con tal de mover las articulaciones 
  2. Mantén una buena postura al sentarte y al moverte
  3. Evita las actividades de alto impacto como correr, ejercicios repetitivos…En cambio te aconsejamos ir en bici, caminar, hacer ejercicios en el agua, 

 

La osteoporosis

Por otro lado, la osteoporosis, enfermedad que se caracteriza por el debilitamiento y la disminución de la masa ósea, se acentúa en la menopausia debido al descenso de la producción de estrógenos. 

Lo que aconsejamos para que esta situación no empeore es…

  1. Poner foco en el estrés: El estrés estimula el cortisol, que favorece la inflamación de las articulaciones.  La meditación, yoga, actividades que te relajen y te reconfortan… pueden ayudarte a reducir estos niveles.
  2. Ingerir alimentos que contengan mucho calcio como acelgas, espinacas, nueces, queso, aceitunas, y por supuesto el típico, la leche.
  3. Vitamina D: la caballa, sardinas y conservas en escabeche, champiñones (si han estado al sol mejor). No te olvides de tomar el sol un ratito cada día.
  4. Hacer ejercicio moderado, pero de forma regular. Evitar el sedentarismo ayudará a mantener una buena salud cardiovascular y el correcto sistema muscular.
  5. Evitar alimentos que favorezcan el colesterol o la hipertensión como el marisco, la carne roja, los lácteos enteros… 

Es hora de poner el foco en nuestra salud física. ¡Nuestro cuerpo nos da señales y debemos escucharlas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros posts que pueden interesarte

Móntate tu plan personalizado

¿No sabes por dónde empezar?
Descubre que Plan necesitas para afrontar la menopausia con plenitud

Queremos ayudarte, acompañarte en esta transición

Déjanos tus datos y te llamaremos lo antes posible.
Horario de atención de lunes a viernes, de 9h a 18h