Uno de los síntomas más frecuentes y molestos y que más afectan a la calidad de vida de las mujeres en menopausia son los sofocos, que además se incrementan con la llegada del verano y el calor.

Normalmente comienzan como una repentina sensación de calor en la cara y en el pecho, acompañado de palpitaciones, sudoración… si estas en la menopausia, probablemente conocerás esta sensación. Esto condiciona a menudo el día a día de las mujeres y a su bienestar.

Estos sofocos pueden incrementarse por el estrés emocional, el consumo de bebidas alcohólicas, comidas muy abundantes. Un síntoma muy importante a destacar también es el insomnio crónico. Como consecuencia a no dormir, muchas mujeres desarrollan problemas de fatiga, cansancio e irritabilidad, cambios de humor, etc…

Te traemos 10 TIPS para disminuir los sofocos en verano:

  1. Evita la ingesta de bebidas calientes, alcohol, cafeína, así como el tabaco 

  2. Usa ropa ligera. Los tejidos naturales como el algodón permitirán que la piel transpire mejor

  3. Llevar una dieta fresca y equilibrada a base de vegetales y frutas, pocas grasas (y que sean buenas), hidratarte a menudo, no ingerir demasiadas calorías para mantener la temperatura corporal más baja

  4. El Plan Dúo Equilibrio y Calma te ayudan a dominar los sofocos y la sudoración, tanto de día como de noche.

  5. Una toalla humedecida por la noche puede ser tu mejor aliado para bajar la temperatura corporal y ayudarte también así a conciliar el sueño.

  6. Mantente activa, pero con precaución. Evita las horas más calurosas, intenta que sea a primera hora del día o ultimas horas de la tarde y procura dejar tiempo también antes de la cena y antes de ir a dormir.

  7. Los alimentos que contienen fitoestrógenos y otras sustancias que sirven de hormonas naturales, como las semillas de lino, guisantes, la soja, los plátanos, etc… son muy beneficiosos para esta etapa

  8. Practicar yoga o meditación también puede ayudarte a relajarte

  9. Un baño de agua tibia durante unos minutos por la mañana te ayudará a evitar sofocos y te refrescará. También es aconsejable hacerlo por la noche para evitar la sudoración nocturna.

  10. Por último, pero no menos importante, HIDRÁTATE. Mínimo 1,5, o 2L al día son fundamentales para ayudarte con la sudoración y los sofocos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros posts que pueden interesarte

Móntate tu plan personalizado

¿No sabes por dónde empezar?
Descubre que Plan necesitas para afrontar la menopausia con plenitud

Queremos ayudarte, acompañarte en esta transición

Déjanos tus datos y te llamaremos lo antes posible.
Horario de atención de lunes a viernes, de 9h a 18h