20% DTO PLAN MENSUAL ENVÍO GRATIS 24/48H

incontinencia urinaria
incontinencia urinaria

by

DOMMA

La incontinencia urinaria es uno de los síntomas físicas que pueden sufrir las mujeres al llegar a la menopausia. Este problema puede ir desde perder ocasionalmente orina cuando estornudamos o la necesidad de tener que ir al baño urgentemente y de forma repentina.

Pero, nos preguntaremos, ¿por qué sucede esto una vez llegamos a la madurez? 

La menopausia supone el cese de la producción de estrógenos, hormona encargada de ayudar y conservar la membrana que cubre la uretra y la vejiga. Llegado este momento, los tejidos se vuelven más finos, menos elásticos y más débiles, con lo que es normal y natural que tengamos menos control y suframos incontinencia.  

Además de las molestias físicas que esto supone y la incomodidad en nuestro día a día, las mujeres tenemos que lidiar a menudo con la vergüenza que eso nos da, sentirnos incomprendidas por el resto, lo que afecta directamente al bienestar emocional de las mujeres. 

Pese a que la incontinencia urinaria viene con la menopausia y con la edad, hay formas de disminuir el riesgo y recomendaciones que pueden resultarte muy útiles.

5 pasos para tratar la incontinencia urinaria

  1. Entrenar el suelo pélvico. Los ejercicios Kegel, por ejemplo, ayudan a fortalecer las paredes de la vejiga, con lo que ganaremos elasticidad y a su vez, más control en los esfínteres.

  2. Evitar ciertos alimentos: Por ejemplo, el alcohol, la cafeína o los alimentos ácidos pueden irritar la vejiga y acentuar la incontinencia. También te recomendamos evitar el tabaco.

  3. Mantenerte activa y tener un peso saludable. Los kilos de más ejercen más presión sobre los músculos del suelo pélvico. Si no haces deporte habitualmente, te recomendamos que empieces por salir a caminar, y vayas incrementando el esfuerzo: salir en bici, hacer ejercicios de fuerza (muy recomendables durante la menopausia) o cardio.

  4. Entrena tu vejiga para ir al baño. Si, como lo lees. Las visitas regulares al baño te ayudarán a controlar las ganas de orinar y a tomar las riendas. Puedes empezar yendo una vez cada hora y poco a poco incrementas los intervalos. Controlar esas visitas al baño también te dará más tranquilidad.

  5. Hidrátate: Puede parecer contradictorio, pero si bebemos poca agua la orina saldrá mucho más concentrada y eso irritará nuestra vejiga. Te recomendamos, sin embargo, que disminuyas la ingesta de agua por la tarde-noche con tal de evitar los despertares a media noche para ir al baño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros posts que pueden interesarte

Móntate tu plan personalizado

¿No sabes por dónde empezar?
Descubre que Plan necesitas para afrontar la menopausia con plenitud

Queremos ayudarte, acompañarte en esta transición

Déjanos tus datos y te llamaremos lo antes posible.
Horario de atención de lunes a viernes, de 9h a 18h