💥FLASH SALE 48H💥 CUPÓN -15%: VERANO15

💥FLASH SALE 48H💥 CUPÓN -15%: VERANO15

Irritabilidad y estrés en la menopausia

Aceptar el estrés y la irritabilidad durante la menopausia puede ser una tarea dura, pero la clave puede estar en darle espacio a ese demonio cuando empieza a lanzar llamas

Desde tiempos inmemorables, a las mujeres se nos ha enseñado a tener un comportamiento encantador, a ser afables y adorables hasta con el vecino del quinto que escuchas colgando cuadros a las 3 de la mañana…¡¡Uff!!😤¡Basta! Claro que tenemos derecho a manifestar el estrés y la irritabilidad. Y más durante la menopausia, cuando solo nos apetece irnos de retiro espiritual y que nada pueda invadir nuestra aura. 🧘

La transición a la perimenopausia y a la menopausia puede ser una experiencia tormentosa. Los cambios en los niveles hormonales pueden afectar a la actividad cerebral. Puede que a veces pienses “¡estoy como una regadera!” pero, mujer poderosa, lo que te pasa es normal y nos afecta a la mayoría. Forma parte del ciclo vital y la llevarás mejor si la coges con fuerza. 💪

El baile emocional

El estrés y la irritabilidad son algunos de los principales y más molestos síntomas que pueden invadirnos. En cuanto tus niveles de estrógenos bajan como la bolsa, tus activos más preciados se disparan y debes estar preparada para que tu cuerpo experimente cambios. Aquí te listamos algunos: 

  • Los estrógenos controlan la cantidad de serotonina que produce el cerebro, y está a su vez regula el estado de ánimo. ¡Todo está conectado! 🧠
  • Alteración de la calidad del sueño: Sensación de cansancio, somnolencia diurna, dificultad para concentrarnos, acortamiento de la duración del sueño 😴… ¡Que levante la mano la que se ha levantado alguna vez con cara de venir de una buena juerga! 🎉
  • Episodios de niebla mental: falta de concentración, memoria y despistes. De pronto te encuentras comprando el pan en la ferretería. 🤦🏽‍♀️

No olvides que solamente tú sabrás cómo llevas esta etapa, y es importante que escuches las señales que te da tu cuerpo, ya que, de poco sirve llevarnos como el perro y el gato con nuestra menopausia. 

Puede parecer difícil encontrar tiempo para ti, cuando estás haciendo malabares con una vida súper ajetreada, pero debes empoderarte, escucharte y ¡priorízarte! Ejercicio de poca intensidad, respiración consciente o yoga también pueden serte de gran ayuda para lidiar con el estrés y la irritabilidad.

Escuchar música que te motive a bailar, practicar sexo con alguien (o contigo misma), salir a pasear a la naturaleza, tomar el sol… ¡Dedícate tiempo y mímate! 

Cansancio en la menopausia

Author picture

El artículo ha sido escrito y revisado por la biotecnóloga Júlia Guri.

Más sobre la autora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros posts que pueden interesarte
Los más vendidos
Móntate tu plan personalizado

¿No sabes por dónde empezar?
Descubre que Plan necesitas para afrontar la menopausia con plenitud

Personaliza tu plan
Realiza el test y nuestras expertas te diseñan un plan
único para tu menopausia

Accede

Contáctanos

Queremos ayudarte, acompañarte en esta transición
Déjanos tus datos y te llamaremos lo antes posible.
Horario de atención de lunes a viernes, de 9h a 18h
Aceite de geranio
Reconfortante

El aceite de geranio ha demostrado tener un impacto sobre el estado de ánimo, en concreto sus propiedades para mejorar el humor. Su agradable olor y sus propiedades aromáticas se utilizan a menudo en aromaterapia. La aromaterapia con aceite de geranio ha sido reconocida por su potencial para aliviar los síntomas de ansiedad y depresión, contribuyendo a mejorar el estado de ánimo y a reducir los cambios de humor (1).

Aceite de lavanda
Calmante

La mayoría de estudios sobre el aceite de lavanda se centran en sus propiedades terapéuticas generales, como la relajación, el alivio de la ansiedad y sus efectos sedantes. Este aceite es conocido por sus efectos calmantes sobre el sistema nervioso, que pueden ayudar indirectamente con síntomas como los sofocos asociados al estrés o a los cambios hormonales durante la menopausia (1).