Llamamos perimenopausia al periodo previo a la menopausia, que recordamos es aquel día que cumplimos 12 meses sin la menstruación. Es difícil concretar el momento en el que se inicia, pero en general suele presentarse antes de los 50 años.

¿Qué diferencia hay entre perimenopausia y premenopausia?

Técnicamente, la premenopausia abarcaría todo el periodo comprendido desde que tenemos nuestro primer periodo hasta que llega al último y entra en la etapa de menopausia. En cambio, la perimenopausia, es aquel periodo previo que suele durar de entre 3 a 10 años y en el que ya empezamos a notar ciertos cambios.

Primeros síntomas de perimenopausia

Podemos destacar una serie de síntomas y señales que nos da nuestro cuerpo de que la producción de estrógenos está disminuyendo y que por lo tanto nos estamos acercando a la menopausia. 

Hay una serie de cambios derivados de la variación y disminución de nuestro nivel de estrógenos que nos afectarán de forma física y emocional. 

A continuación, te hablamos de 6 señales que te indicarán que estas en la perimenopausia: 

  1. Cambios en la menstruación. Es lo primero que empezamos a notar, ya que tenemos variaciones en nuestro ciclo: Tengo reglas más intensas o dolorosas, con menor intensidad y cantidad, me viene la regla cada 15 días, no me viene en dos meses, etc.  ¡Ojo! En este periodo, el nivel de estrógenos está descendiendo, pero todavía hay posibilidades de quedarnos embarazadas. 

  2. Me siento más cansada y triste: Los cambios en el estado de ánimo o incluso la ansiedad pueden ser también un indicador de este descenso de estrógenos, que afecta directamente a nuestra mente y a nuestras emociones. Es importante escuchar lo que quiere decirnos nuestro cuerpo, priorizarnos y darnos el espacio e importancia que necesitamos y merecemos.  

  3. Ya no me apetece tener sexo: Notas un descenso de la libido, incluso te cuesta más excitarte o directamente no te apetece tener relaciones con la misma intensidad o frecuencia que antes. Es totalmente normal perder el deseo sexual debido al descenso de estrógenos, que además repercute en la hidratación de nuestra vagina, con lo que podemos sentir más irritación y dolor. Te recomendamos que hidrates tu vagina a diario para paliar estos síntomas. El sérum BIENESTAR ÍNTIMO está diseñado para devolver la lubricación natural de nuestra vagina y aumentar la libido.  

  4. Insomnio: Como consecuencia de los cambios hormonales, nos cuesta más conciliar el sueño y eso deriva en un aumento de cansancio. La infusión CALMA te ayudará a conciliar el sueño y a eliminar los despertares repentinos, con tal de que puedas descansar toda la noche.  

  5. Sofocos, palpitación y sudoración: Los cambios hormonales también pueden provocar subidas de la temperatura corporal. De pronto sientes como alguien te enciende una estufa por dentro, ¡y sin avisar! Te recomendamos que vistas con ropa que transpire y por capas, con tal de ir adaptándote a estos cambios.  

  6. Pérdidas de orina: Por último, al descender los estrógenos, también descienden los órganos pélvicos con lo que eso puede provocar incontinencia urinaria. Te recomendamos que, además de ejercitar el resto del cuerpo, ejercites también tu suelo pélvico, por ejemplo, con los ejercicios Kegel. ¡Eso también ayudará en tus relaciones sexuales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Otros posts que pueden interesarte

Móntate tu plan personalizado

¿No sabes por dónde empezar?
Descubre que Plan necesitas para afrontar la menopausia con plenitud

Queremos ayudarte, acompañarte en esta transición

Déjanos tus datos y te llamaremos lo antes posible.
Horario de atención de lunes a viernes, de 9h a 18h